«

»

Ene 20

La música en el Teatro clásico en Almagro

El 2 de julio dio comienzo una nueva edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro, una cita obligada para los amantes de este género teatral que, además, disfrutan combinando esta pasión con la de viajar por el interior de España, especialmente si se trata de la sugerente meseta castellana, evocadora de nuestro Siglo de Oro en una serie de lugares comunes esenciales en nuestra literatura más clásica.

Y es que Almagro se encuentra ubicado en el lugar perfecto para evocar nuestro Siglo de Oro, en plena Mancha castellana que sirviera de inspiración al más ilustre de nuestros escritores y dramaturgos: Miguel de Cervantes. Almagro es, efectivamente, el lugar perfecto para escaparse este verano y disfrutar del teatro más clásico, sin olvidar que la propuesta artística de su Festival de Teatro viene acompañada de los demás acompañamientos que el espíritu requiere y que La Mancha nos proporciona sobradamente a través de su rica y tradicional gastronomía.

Turismo, gastronomía, cultura y mucho más

Así, del 2 de julio al 26 de julio, Almagro vuelve a abrir sus puertas a los visitantes que, más o menos atraídos por su propuesta teatral, podrán disfrutar del Conjunto Histórico Artístico que es esta ciudad, ofreciéndoles al mismo tiempo un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de una escapada única y relajante, ya sea disfrutando del teatro más clásico que se proyecta en su Festival de Teatro, ya sea gozando de la deliciosa gastronomía con que nos regala La Mancha, ya sea con el Almagro nocturno que deleita las retinas y los demás sentidos de quienes tienen la fortuna de perderse en mitad de La Mancha, huyendo de los destinos turísticos masificados y gozando del silencio que adorna los siglos de historia del Corral de Comedias y su Plaza Mayor.

Almagro es una “Ciudad Teatro”, pero ofrece muchísimo más al visitante que busca escapar de la rutina cotidiana y de los lugares comunes a que obliga el turismo masificado. Almagro nos ofrece un lugar para nuestras vacaciones en el que combinar perfectamente historia, gastronomía, naturaleza y cultura, una combinación que hoy día no tiene precio y que tenemos a muy pocos kilómetros de nuestra casa. La escapada perfecta para este verano.

Pero, centrándonos en lo que verdaderamente nos ocupa, el Festival de Teatro Clásico de Almagro celebra este año su 32ª edición, bajo el lema “Es de Lope”, lo que nos indica hacia dónde estará orientado este año el Festival. Lope de Vega y el Siglo de Oro son el centro del festival, apostando por el “Arte Nuevo”, tal y como indica el Director del Festival Emilio Hernández, y tal como hiciera Lope en 1609 con su “Arte nuevo de hacer comedias”, con lo que, 400 años después, se rinde tributo a uno de los más prolíficos autores de la literatura universal y de nuestro Siglo de Oro.

El Corral de Comedias

Sin duda alguna el Corral de Comedias, situado en la Plaza Mayor de Almagro, constituye, como cada año, el centro neurálgico del Festival de Teatro Clásico, desde el que se irradia toda la actividad cultural del Festival desde su inauguración, propagándose a cada rincón de esta ciudad emblemática, destacando como lugares imprescindibles en la celebración del Festival el Hospita de San Juan, el Teatro Municipal, el Patio de Fúcares, la Iglesia de las Bernardas, el Patio Mayor o la Plaza de Santo Domingo, entre otros muchos lugares en los que se desarrollará el abultado programa de actos con que cuenta este año el Festival de Almagro, lugares todos y cada uno de los cuales son una joya en si misma en la que el teatro adquiere una significación muy especial.

Dignificando esta expresión artística de siglos de tradición y que constituye una de las señas de identidad en la historia de nuestro país, identidad que, desde 1978.

El Festival de Teatro Clásico de Almagro viene recuperando en una ciudad que fue durante la Edad Media uno de los centros políticos y de poder más importantes, ubicándose en ella, por ejemplo, la Orden de Calatrava, lo que trajo como consecuencia que también se convirtiera en un centro económico y cultural de primer orden, lo que permitió que Almagro reuniera a una clase pudiente de comerciantes interesados por el arte y la cultura, reflejándose ese gusto en la arquitectura de la ciudad.

Así, no es casualidad que Almagro fuera elegido para celebrar las primeras Jornadas de Teatro Clásico en 1978, unas jornadas que tenían como marco el emblemático Corral de Comedias de Almagro, un edificio del año 1628, el cual era originariamente un mesón-casa de comedias y que hoy día es el único de estas características que se conserva en Europa, habiendo sido declarado Monumento Nacional en 1955, por lo que, sin duda, constituía el lugar perfecto para representar las obras más importantes del teatro clásico español y embrión del actual Festival de Teatro Clásico de Almagro.

La herramienta perfecta para el teatro clásico español

Originariamente, el Festival se celebraba durante el mes de septiembre, aunque, posteriormente, pasó a celebrarse el mes de julio, una elección realmente acertada para conseguir un mayor número de visitantes, ya que el tirón del inicio de la temporada turística prometía una mayor afluencia de visitantes entre los que no sólo se encontrarían los amantes del teatro clásico, algo que los años han venido confirmando, configurando a este

Festival como uno de los más prestigiosos del Mundo y de más afluencia, algo que, desde luego, redunda en el beneficio económico de Almagro y, cómo no, en el impulso del teatro clásico español. Del mismo modo, ese crecimiento exponencial del Festival de almagro ha dado lugar a que, del originario Corral de Comedias, la oferta teatral se haya extendido a más de 20 espacios en la ciudad que la convierten cada mes de julio en un inmenso teatro en el que el Siglo de Oro español renace.

Pero Almagro ha sabido crecer más allá del Festival de Teatro Clásico, aprovechando la oportunidad que le brindaba este escaparate nacional e internacional. Efectivamente, Almagro se convierte el mes de julio en exponente de Castilla-La Mancha, de su cultura, de su gastronomía, de su entorno natural, de su historia.

Almagro ofrece al visitante un lugar perfecto para relajarse, para disfrutar de La Mancha, de su “Ruta de los Castillos”, de la cercana Valdepeñas y su excelente vino, de la también cercana Villanueva de los Infantes y del encantador pueblecito de Viso del Marqués. Almagro se ha convertido en un destino de interior obligado que ofrece como valor añadido la Cultura con mayúsculas en un escenario incomparable en el que cada rincón nos traslada a la época dorada del teatro español.

Si no tienes plan para este mes de julio y quieres realizar una escapada diferente, o simplemente quieres disfrutar de unas vacaciones realmente relajantes alejadas del bullicio turístico costero, en Almagro encontrarás lo que buscas: tranquilidad, buena comida, un entorno natural envidiable y, desde luego, el mejor teatro clásico español. Si quieres más información puedes visitar la página oficial del Festival de Teatro Clásico de Almagro.